Descargue nuestra aplicación AQUÍ

Diabetes Gestacional

Publicado el 01.07.2019

La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que aparece por primera vez durante el embarazo en pacientes que habían padecido esta enfermedad. La diabetes gestacional por lo general se manifiesta a la mitad del período de gestación, y puede llegar a afectarles en más de un embarazo.

Para diagnosticarla y tratarla, los médicos, generalmente, mandan a realizar estudios entre las 24 y 28 semanas.

Como los niveles de azúcar en la sangre no están bien controlados, puede ocasionar problemas a la madre y al bebé, como bebés demasiado grandes (productos macrosómicos), debido a la sobrealimentación.  También puede nacer con daño en los nervios debido a la presión en los hombros durante el parto.  En muchas ocasiones, es necesario que se practique una cesárea, lo que requiere un mayor tiempo de recuperación para la madre.

Otros problemas que puede ocasionar es la preeclampsia, un problema grave que amerita ser vigilado muy de cerca por el médico. Este cuadro presenta presión arterial alta, proteína en la orina y una inflamación frecuente en los dedos de las manos y los pies que no se alivia.  Esto puede provocar un nacimiento prematuro del bebé y también convulsiones o accidentes cerebrovasculares en la mujer durante el trabajo de parto y el alumbramiento.

Otra complicación que puede producirse en pacientes con diabetes gestacional cuando toman insulina u otros medicamentos, es que sufran una baja en su nivel de azúcar en la sangre (hipoglucemia).  Esto puede ser grave y hasta mortal si no se atiende rápidamente.  Si la madre no se ha controlado su diabetes durante el embarazo, puede que los niveles de azúcar en la sangre del bebé disminuyan rápidamente después de que nace, por lo que se deberán mantener bajo observación durante varias horas después de su nacimiento.

La diabetes gestacional se puede controlar a menudo con una alimentación saludable y ejercicio regular, pero algunas veces la madre también necesitará insulina.

Consejos para las mujeres con diabetes gestacional

Comer alimentos saludables incluidos en un plan de comidas para personas con diabetes.  Un nutricionista puede ser de gran ayuda para elaborar un plan de comidas saludable y enseñarle a controlar su azúcar en la sangre durante el embarazo, a la vez que se nutre adecuadamente ella y el bebé.

Realizar actividad física es otra manera de controlar el azúcar en la sangre, ya que ayuda a nivelar el consumo de alimentos.  Después de consultar a su médico, puede realizar ejercicio de manera regular durante y después del embarazo. Procure hacer un mínimo de 30 minutos de actividad física, de moderada a intensa, al menos cinco días a la semana. Esto puede ser caminar a paso rápido, nadar o jugar activamente con los niños.

El embarazo produce cambios en las necesidades de energía del cuerpo, por lo cual los niveles de azúcar en la sangre pueden cambiar muy rápido. Es importante monitorear constantemente el azúcar en la sangre y seguir las recomendaciones del médico.

El médico puede recetar insulina, ya que en algunos casos es necesario. Aplícala, según indicado por el proveedor de salud.

Tu proveedor de salud puede mandarte a realizar una prueba para detectar diabetes entre 6 y 12 semanas luego del nacimiento del bebé y luego cada 1 a 3

La diabetes gestacional, desaparece luego del parto, en la mayoría de las pacientes, o puede convertirse en diabetes tipo 2.   La mitad de las mujeres que ha padecido diabetes gestacional, aunque ésta desaparezca, desarrollarán con el tiempo esta condición.  Es muy importante que una mujer que haya tenido diabetes gestacional continúe haciendo ejercicio y manteniendo una alimentación saludable después del embarazo para prevenir o retrasar la diabetes tipo 2.



Volver